¿Cómo sabrá?

Horas y horas de placer con mi hija disfrutando del último éxito del equipo Disney, la película Encantada, ha despertado en mi importantes reflexiones acerca del romanticismo, el amor y sus diferentes demostraciones, las cuales hoy quiero compartir con todos ustedes.

La vida real está muy lejos de ser un cuento de hadas, como lo refleja esta producción a través de sus personajes y su trama. Pero al mismo tiempo me atrevo a afirmar que cada uno de nosotros lleva algo de princesa o príncipe dentro de sí. Ese elemento dulcemente romántico, representado en la película por la princesa Giselle y el príncipe Edward, puede ser aprovechado en la pareja para conservar la calidez, la ilusión y el amor vivo a través de los años.

Se trata entonces de permitir brotar de tu interior diferentes maneras de hacerle saber a tu pareja que le amas. Consiste en no asumir que lo sabe, en no dar por sentado el amor, en buscar creativamente diferentes estrategias o lenguajes del amor para hacerle saber que tu amor está vivo.

Así quiero hacerles referencia al tema musical de la película. ¿Cómo sabrá? es una de las expresiones en la versión en español, aunque quiero confesarles mi preferencia por la versión en inglés, que por cierto obtuvo muy merecida nominación al Oscar, dónde se hace una hermosa mención a cómo expresar el amor para hacerle saber a la pareja que se le ama. El tema es divertido, entretenido y además… ¡romántico!

El romanticismo bien aprovechado y no abusado puede tener efectos extraordinarios en la renovación constante del amor. Las mujeres tendemos a sobrecargar las relaciones de romanticismo ilusorio y el hombre a alejarse de él. Recomiendo un balance entre las extremas exigencias femeninas y la fría ausencia masculina. Las mujeres debemos ser astutas para manejar el romanticismo en su correcta dosis y no sobreexigir a nuestras parejas de detalles que los agoten constantemente.

El romanticismo debe ser expresión del amor pleno, no la expresión de la dependencia que sentimos de ser amados(as). El romanticismo no es la expresión del amor enfermizo.

Por otro lado, el hombre por su naturaleza cazadora, debe hacer serios esfuerzos para preservar acciones de afecto hacia su pareja y así mantener la magia y la fantasía en su relación. Muchos hombres se hacen asiduos a recibir afecto, por tanto se les olvida lo importante que es para la mujer sentir que ella es también amada y apreciada.

Giselle combina el mundo de las hadas con el mundo verdadero y se encarga de construir un amor romántico real con un hombre que no es su príncipe, tarea valiente y desafiante. Posiblemente, esa es en parte una tarea de todas nosotras, construir un amor real, pleno desde nuestro ideal romántico. Construir un amor cargado de ilusiones pero basado en la realidad, donde ambos seamos capaces de hacer una vida juntos, donde ninguno de los dos sea forzado a ser algo diferente a lo que es.

¡Ponte en acción ahora, hazle saber cúanto le amas! Haz de tu relación un vínculo donde la conquista sea la constante, sin perderte en la oscuridad de la dependencia y el hostigamiento.

Hasta el próximo encuentro.

Publicado por

One response to “¿Cómo sabrá?

  1. hola
    muy buena pelicula
    como dices, el como saber si la persona conoce como piensas, no pienses eso, sino hazle saber lo que lleva tu corazon
    (yo tambien prefiero las versiones en el idioma original)
    un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s