Amor y Sufrimiento

Culturalmente el amor de pareja es vinculado sutilmente con el sufrimiento. Se ha asociado el verdadero amor con la necesidad de conflicto, desesperación, llanto, lo que lleva a los miembros de la pareja a demostrar su amor a través de la ira, los celos, la dependencia y la desconfianza, siempre con la “ilusión ilusa” de la llegada de un final feliz.

Estas escenas se observan típicamente en el curso de las telenovelas donde las lágrimas de los protagonistas finalmente los conducen a lograr sus amores imposibles. La telenovela y la televisión son unas de las vías a través de las cuales se transmiten elementos culturales que llegan a formar parte de nuestras historias de vida y nuestros comportamientos.

Es así como cientos de años de inmersión cultural nos han llevado a asociar directamente el amor de pareja con el sufrimiento, convirtiendo la vida en pareja en un tortuoso y predecible camino de dolor, intolerancia, agresiones e irrespeto. Podría afirmar que la vida de muchas parejas transcurre como una telenovela en la cual el final feliz nunca llega, así viven la vida en busca de esa felicidad no alcanzada. ¡¡La vida no es una telenovela!!

Para contrastar el amor novelesco y sufrido con el que yo denomino Amor Pleno, es este último en el cual te entregas y recibes al otro sin asfixiarse mutuamente, donde amas con pasión y serenidad al mismo tiempo, donde hay compromiso emocional para permanecer juntos sin negociar la lealtad, donde la admiración y el respeto por el otro sean tan importantes como la pasión.

Así como he visto en psicoterapia relaciones canibalescas donde el objetivo de los miembros de la pareja es destruirse y anularse el uno al otro en nombre del amor, también he trabajado para construir relaciones donde la entrega y el amor pleno se caracterizan por el respeto mutuo, la constancia del placer y la risa, el beneficio de los espacios independientes/ personales y el disfrute pleno de la sexualidad.

Si haces conciencia del peso de la cultura sobre tu vida podrías definitivamente cambiar el rumbo de la historia de tu relación de pareja y crear una nueva oportunidad para ti, sea reconstruyéndola o finalizándola.

Tienes entonces la posibilidad absoluta de construir un amor en el cual puedas fundirte sin dejar de crecer, puedas amar sin dejar de respirar, amar sin llorar. Todos merecemos una relación sin sufrimiento.

Si te encuentras viviendo en una relación en la que el sufrimiento, el malestar, la duda y el irrespeto son los elementos del día a día, es esencial que pienses que no es necesariamente el amor lo que te mantiene en tu relación. La asociación amor/sufrimiento es muchas veces difícil de romper por temor a algunas otras consecuencias que discutiremos en otras notas. No te merece quien te lastima.

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s