Con quienquiera que estés…

Hoy he decidido regresar a la esencia de mi vida, escribir sobre todos nosotros, la vida, lo interior, lo conocido y desconocido. Ofrezco mis disculpas a todos los lectores por mi ausencia. ¡Estar con ustedes me hace sentir viva de nuevo!

Todos los que hemos experimentado la vida en pareja sabemos cuán dificil y arrollador puede convertirse el reto de mantener una relación viva, estable y feliz. Hoy quiero traerles mis reflexiones sobre las razones por las cuales la vida en pareja se hace para unos imposible, para otros una pesadilla y para pocos un placer.

Una de mis grandes y absolutas afirmaciones, en la que creo profundamente, es que “dondequiera que vayas, tú irás contigo”. En esto me baso para afirmar que traemos a la relación, cualquiera que ésta sea, lo que en esencia somos y sin cuidado le lanzamos nuestras propias inseguridades, necesidades, temores. Queremos hacer de nuestras parejas el cristal en el cual reflejarnos, les hacemos parte de nuestra basura emocional, son el depósito de lo que no sabemos manejar emocionalmente.

Si por lo menos nos diéramos cuenta que no son responsables de nuestra historia y de que a su vez tienen su propia historia. El desafío es comenzar a verlos como la personas que sin reservas nos acompañan en el camino de la vida, no como el causante y estimulante de todo nuestro malestar interior. Nadie es responsable de lo que sientes, nadie puede hacerte sentir de determinada manera si tú no lo apruebas.

Si somos dependientes, tendemos a depender de ellos; si sentimos miedo, les tememos; si somos violentos, ellos serán violentados; si aprendimos a mentir, les mentiremos; si no nos amamos a nosotros mismos, no nos sentiremos amados; si eres pura fuerza, serás quien le sostenga. Pueden ustedes continuar la lista y participar en mi blog ampliándola de acuerdo a tu experiencia.

Si no detenemos a tiempo esta carrera en contra del amor, las relaciones más hermosas se covierten en un incontrolable infierno de dolor. Creamos la ficción de que con la próxima pareja nuestra vida cambiará y alcanzaremos la felicidad, mientras la realidad nos muestra que vamos rotando de relación, cargando con nosotros el mismo equipaje y arruinando cada una de las oportunidades de amor que la vida nos regala.

Mientras más clara esté tu vida emocional y más fortalecida tu paz interior, más hermosa y duradera podrá ser tu relación. Sólo date el tiempo para reflexionar sobre ti mismo(a), busca salidas personales sin arrastrar a la persona que ha decido amarte sin barreras. Si necesitas ayuda profesional, ¡búscala! No te detengas en la contrucción de caminos.

Publicado por

One response to “Con quienquiera que estés…

  1. si creo que debemos parar ese ciclo, en nosotros esta el realizar eso, y si podemos llevar a esa persona especial a donde sea, si asi lo queremos
    por cierto, ¿como estas?
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s